7 RAZONES PARA CONTRATAR UN ASESOR DE FRANQUICIAS

7 RAZONES PARA CONTRATAR UN ASESOR DE FRANQUICIAS

Si está pensado en montar una franquicia, posiblemente haya empezado a buscar en internet diferentes alternativas de inversión, modelos de negocio que le resulten familiares y que vea que funcionan porque “están siempre llenos”. Es lo lógico, es lo que haríamos cualquiera en su misma situación.

Pero no necesariamente tiene por qué ser así.

Un local que esté siempre lleno, que tenga rotación y al que la gente acude de manera periódica casi seguro que es rentable, pero una cosa es el tráfico que tiene, otra diferente la facturación y otra el beneficio de la explotación.

A la hora de investigar y buscar una franquicia es mejor contar con un experto por varios motivos:

1.- Conocer el entorno

Todo el mundo conoce las franquicias más grandes, las que tienen gran implantación en el mercado nacional, pero las alternativas de inversión no tienen que limitarse a ellas. Un asesor de franquicia conoce el mercado en el que trabaja y puede ofrecerle franquicias que ni sabía que existen. ¿Sabía que puede montar una clínica de testosterona en franquicia? ¿y un periódico?

2.- Análisis del perfil

El mercado de las franquicias es inmenso, hoy en día existe una franquicia casi para cada perfil, incluso varias para un mismo perfil. Es labor del asesor, antes de empezar a valorar opciones de inversión, conocer a la persona que estará al frente de la franquicia; sus gustos, aptitudes, experiencia, formación, disponibilidad, etc.

No es lo mismo montar una franquicia para gestionarla directamente que montarla como inversión y cederle el control a un tercero.

Con todas esas variables y, después de haber definido su perfil como franquiciado, el asesor le guiará hacia aquellas oportunidades de inversión que más se adecuen a su perfil. 

3.- Valorar las alternativas

Además de conocer más opciones que las típicas, un asesor puede ayudarle a valorar las diferentes opciones que se le plantean. Un asesor tiene la capacidad de ver más allá de los números y los datos que la central franquiciadora le aporte. Dependiendo de su perfil, de su capacidad de inversión y de cantidad de variables diferentes, un asesor le puede ayudar a descartar o apostar por una u otra enseña.

4.- Interpretación de documentación

Cuando contactas con una central de franquicias y te envía información para que la conozcas un poco mejor, normalmente te entrega la información que quiere que tengas, lógicamente son herramientas comerciales que sirven para incentivar la venta. No digo que mientan, pero sí que potencian sus virtudes y esconden sus debilidades.

Un asesor de franquicias es capaz de analizar esta información y extraer lo relevante, si tiene experiencia en el análisis de información será capaz de interpretar las debilidades y las fortalezas que  tiene la franquicia.

En este apartado adquiere especial relevancia el apartado legal. Cada contrato de franquicia (o comercio asociado) es diferente y necesitaremos de un asesor experto que interprete la documentación legal vinculada a cada enseña.

5.- Diseño de propuestas

De toda la información que se recibe es necesario hacer una criba para elegir aquellas que realmente le interesan y, una vez descartadas el resto, analizar las alternativas elegidas. Realizar este análisis no es sencillo, cada franquicia tiene sus peculiaridades “incontables” que son difíciles de comparar. Los datos económicos son sencillos: canon de entrada, royalty, inversión, etc. Al fin y al cabo, aunque hay que analiza bien qué incluye cada partida, son datos comparables entre sí.

Pero variables menos definidas como los derechos de cada franquicia, la zona de exclusividad, el grado de control o el tipo de formación que se va a recibir han de ser analizadas con rigor.

Con todos esos datos analizados, el asesor de franquicia debe elaborar una propuesta de inversión donde refleje por orden, las preferencias de inversión y los motivos de ese orden.

6.- Gestión de los recursos

Contratar un asesor de franquicias es muy útil también para optimizar los recursos disponibles. Todos disponemos de un tiempo y un dinero limitados para destinar a cada proyecto, un asesor puede ayudarnos a optimizar esos recursos.

Desde el punto de vista del tiempo, un asesor conoce el mercado y la mejor manera de entrar en él, tiene contactos en el sector y se moverá con mayor soltura en este ámbito.

Económicamente también resulta rentable ya que, aunque el asesor cobrase una comisión por las gestiones, ese importe será muy inferior a asumir el riesgo de equivocarse, de que nos engañen o de no saber negociar las condiciones de acceso a la franquicia.

7.- Apoyo a la firma

Una vez que hemos analizado el mercado, el perfil del inversor, hemos definido los criterios de gestión, económicos y legales y tenemos clara la franquicia a la que queremos adherirnos llega el momento de formalizar el acuerdo.

En este momento la figura del asesor es fundamental, será el encargado de acompañarnos en cada paso y velar por el cumplimiento de todas las cláusulas pactadas durante las negociaciones previas. Además será el encargado de apoyar en la búsqueda de locales (si fuera el caso), la negociación de condiciones, etc.

En definitiva, como en cualquier otro aspecto laboral, contar con el apoyo de un especialista siempre es muy recomendable. Desde Consulta Franquicias, como expertos asesores en franquicias, quedamos a su disposición para todo aquello que necesite.

 

Si quieres franquiciar tu empresa contacta con nosotros

Contacta
Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies