Consulta Franquicias Facebook Consulta Franquicias Twitter Consulta Franquicias Linkedin Consulta Franquicias Youtube Consulta Franquicias telefono

Que hace si la franquicia va mal

Y si la franquicia me va mal… ¿qué hago?

Cuando nos planteamos abrir una franquicia, inevitablemente nos surgen las dudas: y si la franquicia me va mal… ¿qué hago? ¿Me voy a arruinar para toda la vida? ¿Podré remontar la situación? ¿Tendré una salida digna a mi emprendimiento y recuperar parte de la inversión?

No hay que olvidar que la franquicia es un negocio y que la buena marcha va a depender de dos factores fundamentales; por un lado, la central de franquicias y su capacidad de generación de un modelo de negocio consistente y con capacidad de adaptación y, desde el lado franquiciado, nuestra capacidad de aperturar en el sitio adecuado y de gestionar exitosamente el negocio.

En el presente blog intentaremos dar una pincelada sobre diferentes aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir una franquicia:

  • Servicios que facilita la Central. A la hora de hablar con tu futura central de franquicias, necesitaremos saber a nivel de detalle qué servicios te va a dar la central de franquicias y que servicios ofrece en caso de crisis de uno de sus establecimientos franquiciados. Tendremos que informarnos en detalle del plan de marketing que va a realizar la central tanto a nivel de marketing digital como tradicional, y si se realiza de forma centralizada o descentralizada. Preguntar si están pensadas acciones de Marketing de refuerzo sobre establecimientos en crisis y en qué consisten esas acciones de marketing local.
  • Modelo atractivo de negocio. Normalmente los negocios que funcionan son modelos de negocio atractivos con informes económicos atractivos. Debemos estudiar bien los números que nos presenta el franquiciador y si estos se adecúan con el sector. Los márgenes comerciales y las rentabilidades varían mucho de un sector a otro. Intentemos huir de productos en declive, formatos excesivamente maduros así como de los excesivamente oportunistas, salvo que nos encontremos con una central de franquicias con una gran capacidad de adaptación.
  • Palancas de crecimiento o de reacción ¿Tiene la central pensadas alternativas de productos o servicios en el futuro? Pensemos el caso de una franquicia de helados waffle, que es una variante del helado tradicional ideado para fomentar el consumo del mismo a lo largo de año. Si el waffle pasara de mora o perdiera su tirón, ¿tendría la central oportunidad de ofrecer otro tipo de productos? Seguramente si la central tuviese el control sobre la maquinaria de helados o el control del producto o ambas la respuesta sería afirmativa. Si por el contrario, la central de franquicias no controlase ni el producto ni la maquinaria, la capacidad de reacción de la central disminuiría poniendo en peligro el futuro del negocio.
  • La experiencia de otros franquiciados es muy valiosa. Dedica tiempo en hablar con varios de ellos. Seguramente la central te facilitará el acceso a alguno de ellos. Sería recomendable hablar con ellos, incluso con otros que podamos elegir directamente nosotros y que puedan hablarnos con total libertad.
  • Elección del local. La elección del local es una de las cuestiones más importantes a la hora de abrir una franquicia. Solamente señalizaremos un local cuando estemos totalmente seguros. Una acción interesante sería visitar el local mañana, tarde y noche varios días en semana (laborables y festivos). Quizá esta recurrencia no pueda aplicarse sobre locales premium en los que en un día ‘vuelan’. Otro aspecto que nos puede ayudar es el de un Informe de geomarketing del local que nos describirá el posicionamiento (tamaño de la población, rangos de edad, nivel de estudios, nivel de renta, concentración comercial, facilidad de acceso de transporte público, tamaño de las familias), tanto a nivel de la población residente como flotante, y por supuesto, la competencia que nos vamos a encontrar en la zona. Un buen indicador del nivel del franquiciador es el nivel de exigencia sobre los locales preseleccionados. Si es exigente es un buen indicio de que se está involucrando en tu buena marcha como franquiciado, premiando la calidad sobre la urgencia. También debemos ver las condiciones de arrendamiento (la duración del contrato de arrendamiento debieran asimilarse a la duración del contrato de franquicia). Si estamos en un centro comercial debemos revisar la flexibilidad y penalizaciones en el centro comercial. Normalmente ocurre, a mejor centro comercial menos flexibilidad el mismo y mayor coste de arrendamiento y costes generales.
  • Resolución y duración de los contratos. Si los contratos son muy largos, preguntemos el por qué de esta duración y preguntemos por las posibles salidas honrosas de la franquicia en caso de que el negocio vaya mal. Algunas de estas salidas pueden ser: liquidación de los stocks. Existen algunas franquicias que recompran o ayudan a colocar los stocks sobrantes en caso de cierre. Posibilidad del traspaso del establecimiento a terceros y si tienen la central experiencia en este tipo de operaciones.
  • Renting bancario del negocio. Existen algunas franquicias en las que todo o parte del negocio se financian vía renting con alguna entidad financiera especializada en franquicias. En estos casos el equipamiento pasa a formar parte de la propiedad del banco, de forma que si dejáramos el negocio no perderíamos la totalidad de la inversión del equipamiento, pudiendo el banco disponer de ese equipamiento para otro franquiciado, lógicamente a un precio más reducido. Existen franquicias que dentro del convenio de financiación que tienen con los bancos disponen de este instrumento o de algunos similares como leasing, financiación de parte de la inversión inicial o la financiación del circulante.
  • Franquicias móviles: Existen determinadas franquicias en las una parte o la totalidad del puede ser trasladables de un local a otro en el caso de nos hubiéramos equivocado en la ubicación inicial. Pensemos en las franquicias formato islas, córner o foodtruck de centros comerciales o de algunos establecimientos de alimentación, retail u hostelería.
  • Fondo de maniobra. Como franquiciados debemos contar con un fondo de maniobra suficiente para empezar la marcha del negocio con una ‘tensión razonable’. Si no pudiéramos contar con ese remanente quizás no sea la franquicia adecuada para nosotros, pues podríamos tener un negocio demasiado sujeto a tensiones de tesorería de forma inicial y tendríamos un sufrimiento excesivo como franquiciados. En ese caso, también podríamos apoyarnos con algún socio que pudiera aportar parte de la inversión y no comenzar la franquicia de forma tan justa.
  • Financiación o coinversión de la central: Este es, sin duda, un valor a tomar en consideración, pues es el franquiciador quien apuesta directamente en el establecimiento, bien vía financiación o bien como socio del mismo, generalmente con un pacto de salida a medio plazo del franquiciador. Existen franquicias de retail en las que el franquiciador financia el 100% de la inversión, devolviendo en una serie de plazos el aporte de la inversión.

  

En conclusión, la elección de una franquicia no es tarea baladí y requiere su tiempo de análisis, y dar los pasos de forma adecuada. Sin duda el asesoramiento de un profesional nos puede ayudar a recorrer este apasionante camino. Pide cita con Consulta Franquicia y te informaremos.

Si quieres franquiciar tu empresa contacta con nosotros

Contacta
Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies